sábado, 28 de junio de 2014

REGALANDO SONRISAS EN SADÁRBOL

REGALANDO SONRISAS EN SADARBOL

Sábado 28 de Junio 2014, un grupo de niños de la FUNDACIÓN REGALANDO SONRISAS custodiados por sus tutores, llegó a nuestro vivero en la Urb. La Floresta, allí ya los esperaba el Ing. Gustavo Aguerrevere, quien sería este mediodía su instructor particular en la jornada de siembra de arbolitos.

Previamente a los niños se les enseñó el vivero y en palabras sencillas se les explicó la función, el porqué y para qué de la existencia de un vivero en la comunidad.
Luego se separaron las herramientas que se necesitrían para el trabajo, palas, pico, hachuela, agua en botellas para el primer riego y la carretilla donde se llevaría la tierra abonada del compostero del vivero y los arbolitos que serían sembrados.
Por supuesto que todo esto es un peso considerable y no muy fácil  de trasladar por niños  de edades entre 6 y 12 años. Así que entre todos se dividió el trabajo, y era todo un poema la cara de seriedad y responsabilidad de cada niño por lo que estaba haciendo.

Una vez en el sitio, al lado de una caminería del parque que colinda separada de una barda del Autopista del Este, Gustavo comenzó abrir los huecos, una tarea ardua porque allí el suelo está bastante aglutinado y duro. Sin embargo entre todos incluyéndo algunos de los tutores se realizó. De seguidas el instructor les indicó con un ejemplo como era la manera de colocar el arbolito en el hoyo, previamente con poco de abono dentro, sin lastimar las raíces del arbolito, como sujetarlos y sacarlo de la bolsa plástica donde creció, luego la tierra, más abono y agua, apisonarlo con los pies y cerciorarse que estaba firme, una poceta alderedor para que el agua que le caiga no se pierda.

Esta explicación sencilla y ejemplarizada, fué captada por los niños y era de ver como siguieron las instrucciones, no de todo al pié de la letra, pero con mucha rresponsabilidad e importancia por lo que estaban haciendo.
Al término de la jornada, lso niños fueron premiados con una sabrosa pizza y té con limón muy frío, hacía mucho calor, y como colofón la rifa de juguetes.

Esperamos verlos de nuevo por SADÁRBOL, fue una experiencia muy gratificante ver a los niños sembrar los árboles.