martes, 16 de septiembre de 2014

Comunicado público

Sobre la adhesión del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, bajo la figura de viceministerio, al recientemente creado Ministerio de Vivienda, el Hábitat y el Ecosocialismo

Caracas, 16 de septiembre de 2014

Durante los últimos días hemos visto y compartido diversas manifestaciones y comunicados emitidos por diferentes organismos, asociaciones y personas preocupadas por los anuncios del presidente de la república del martes 2 de septiembre del presente año. Estamos seguros de la buena voluntad asociada a este llamado de atención.
Hoy queremos ratificar públicamente la preocupación que genera la reducción del Ministerio del Ambiente a un viceministerio del nuevo Ministerio de la Vivienda el Hábitat y el Ecosocialismo.
La creación en 1976, en Venezuela, del primer Ministerio del Ambiente de América Latina, además de haber sido una referencia a nivel continental, constituyó un factor fundamental para la generación de planes de ordenación territorial, gestión de la biodiversidad, protección del paisaje, creación de parques nacionales y mantenimiento de cuencas hidrográficas y embalses, entre otros importantes logros.
Algunos hechos justifican plenamente la existencia de un organismo del más alto nivel, en asuntos ambientales. Entre otras razones, nuestro país está entre los diez con mayor biodiversidad del planeta, más del 70% de la energía eléctrica y más del 80% del agua en Venezuela depende de parques nacionales.
En un contexto mundial en el que los temas ambientales cobran más importancia, llama poderosamente la atención una medida como ésta, que disminuye la jerarquía formal del ente rector en esta materia.
También llama la atención la inclusión de la palabra Ecosocialismo. Las actividades humanas, la industria, la agricultura, la minería y la construcción (entre otras) ejercen impactos de distintos niveles sobre distintos recursos ambientales. La capacidad modificadora del ambiente, ejercida por las distintas actividades, es independiente del modelo político y cada modelo tiene sus propuestas para la preservación ambiental. La idea reduccionista de que el “capitalismo” es el culpable de todos los males ambientales y de que el “socialismo” o el “comunismo” son los únicos modelos que consideran las relaciones entre el desarrollo y el ambiente nos parecen, no solo simplistas sino inadecuadas. En el contexto en el que nos encontramos consideramos válido recordar, como evidencia, el accidente de Chernóbil de 1986, ocasionado por la omisión de los sistemas de seguridad, y que fue durante muchísimos años el accidente con mayor impacto ambiental a nivel planetario y cuyos efectos aún permanecen.
El ambiente y la necesidad de contar con medidas para su preservación resulta transversal a todas las actividades de la sociedad actual. Propuestas como el Desarrollo Sostenible exigen organizaciones independientes y de alto nivel, dotadas de recursos y profesionales de alto desempeño, capaces de ejercer sus funciones en forma eficiente, que nos aseguren el derecho a un ambiente sano para nosotros y para las generaciones futuras.
Hacemos votos porque, desde la institucionalidad, contemos con un órgano rector profesional, libre de sesgos innecesarios y cada día más sólido en temas ambientales,
Sociedad de Amigos del Árbol
SADARBOL
Junta directiva.