lunes, 1 de abril de 2013

El Parque del Este, Parque Generalísimo Francisco de Miranda o Parque Rómulo Betancourt, nombre por el cual también se le conoce debido a que fue inagurado durante el mandato de éste Presidente, el 19 de Enero de 1961, es además de un sitio de recreación, un regalo de paz espiritual y solaz por la maravillosa planificación que le dio su diseñador Arq. Roberto Barle Marx, en el sentido de conjugar en armonía la plantación de árboles, espejos de agua, rincones de descanso, zoológico, áreas de recreación infantil, anfiteatro, caminerías,  en fin todo un paraíso de disfrute para el hombre cansado de angustias y vivencias de tráfico y/o problemas típicos de una ciudad tan dinámica y cambiante como Caracas, que encuentra en él un lugar ideal para descansar y olvidarse por un rato de ese caos, mientras acostado en la verde grama y bajo la sombra de un árbol, deja fluir sus pensamientos en forma tranquila y reconfortante. Y si de árboles se trata es interesante recorrer el parque y tratar de identificar cada uno de los hermosos y avasallantes árboles que allí se encuentran, lastimosamente hoy día no todos los ejemplares cuentan con una placa identificadora, en un recorrido que hice solamente logré encontrar aún legible una de ellas, la de un Urape.