lunes, 6 de enero de 2014

SADÁRBOL RESCATA LA TRADICIÓN DEL LIMONERO DEL SEÑOR

Jueves 17 de Diciembre, el teléfono suena y mi instinto me dice que es urgente la llamada, así fue. Una persona que de inmediato se identifica llama para avisarme que se ha cometido un DELITO AMBIENTAL, pero esta vez es aún más grave porque lesiona el patrimonio cultural de los caraqueños. Así aconteció: Nos informan que unos malvivientes, sin oficio han ocasionado daños al árbol El Limonero del Señor,me explico, un árbol sembrado afuera y a un costado de la Basílica de Santa Teresa en el centro de la ciudad, que la feligresía respeta y bendice porque dice que desde varias generaciones ha estado alli reflejando a su antepasado cuyos frutos, el jugo de los limones) sanaron la peste de gripa que atormentaba a la ciudad en aquella época. Por eso se le venera y se le respeta. Inmediatamente nos comunicamos con el Despacho Parroquial y allí se nos corrobora que es exacta la información. Anteriormente algunos malhechores han escalado la reja con barrotes que custodia el árbol, duermen y ensucian el pequeño recinto, pero esta vez han roto algunas de sus ramas. Representantes de SADÁRBOL de inmediato nos movilizamos y se logra que un gran amigo de los árboles y nuestro, el señor Sven Nehlín, consiga un Limonero Criollo la misma especie del dañado. Quedamos de acuerdo entonces de que SADÁRBOL al día siguiente visitaría el sitio para reconocer los daños del árbol y ver si era factible su recuperación, o en caso contrario llevar otro ejemplar para reponerlo. Al día siguiente jóvenes estudiantes de la Universidad Simón Bolívar que realizan su trabajo comunitario en el vivero de SADÁRBOL, acompañados de sus tutores Ings. Juan Carlos Carrero y Nereida Guerra se movilizaron con herramientas para la siembra,mientras por otro lado ya Gustavo Aguerrevere traía con sumo cuidado el ejempalr de Limonero,otros miembros de SADÁRBOL recogíamos algunas cosas que necesitaríamos, reuniéndonos todos en el lugar del acontecimiento. Revisado el árbol, parecía que no estaba muy sano, así que se decidió remover sus raíces para poder apreciar el grado interno del daño, ya que algunas ramas estaban rotas, fue bastante difícil el trabajo, las raíces firmemente agarradas a la tierra, pero tristemente en grado de putrefacción que en breve tiempo no podrían sostener el peso del tronco grueso y alto y de las ramas. Allí todos trabajamos en uno u otro grado de sus fuerzas, machetes, escardilla, palas, todo esto fue utilizado en forma rotatoria por todos los que presentes. Todos tienen un poquito de gloria y santidad en el sentido de que colaboraron en una muy trabajosa y fatigante tarea, pero también loable y provechosa tarea que sirvió para acentúar y/o crear conciencia en la tradición venezolana del LIMONERO DEL SEÑOR.

1 comentario:

Andres Rolando dijo...

Hola Edilia, buenos días:Me agradó mucho el relato de la llamada que te hiciera el dia 17 de diciembre a las 10 am en la cual comentaba la información que había recibido de uno de los empleados de la Parroquia Santa Teresa con relación a los daños que fueron producidos recientemente, por un grupo de criminales,al LIMONERO DEL SEÑOR; pero mayor fué mi agrado al saber de la inmediata respuesta que SADARBOL,bajo tu eficiente dirección,le dió a ésta llamada que, creo, representaba a cientos de transeúntes que se desplazan diariamente por ese boulevard y que se hacían las mismas preguntas ¿Que le sucedió al Limonero del Señor? ¿Como se podrán reparar los daños?
Gracias SADARBOL y todos los voluntarios que participaron en el rescate de ese valor histórico y religioso de esta tan atribulada Caracas, en especial, a los amigos de ls USB.
Cordiales saludos,
Andrés Rolando Clavier.